'

martes, 30 de abril de 2013

Hablando del día del niño ¿a qué edad notaron tus padres que te encantaba la tecnología?

Muchos lugares del mundo celebraron hoy el día del niño. De hecho, Google les dedicó un Doodle a todos.

Creo fielmente que en la niñez mostramos aptitudes sobre en qué área profesional nos desenvolveremos mejor en el futuro. Y la idea de escribir este artículo surge como una ayuda para que los padres que me leen encuentren en nuestras historias aptitudes de sus hijos y, despertar, cultivar y canalizar desde ya las inquietudes de quien probablemente será un futuro o futura geek.

 Por ejemplo, en el 2006 conocí en San Juan de la Maguana a una chica Argentina a quien en su niñez su padre regaló un libro sobre la reina más conocida de Egipto: Cleopatra. Quién murió hace más de veinte siglos y cuyo cadáver nunca fue encontrado. Aquel libro la inspiró. Se convirtió en Arqueóloga y, ¡de las buenas! La conocí porque estaba en el país recolectando evidencias vinculadas al famoso "Corral de los Indios".

En fin, este día del niño me hizo recordar en qué momento de mi niñez pudieron mis padres obtener evidentes indicios de que de adulta me convertiría en una mujer sumamente apasionada por la tecnología, (que en mi caso fue totalmente obviado pues nunca recibí estimulo de mis padres para seguir esta vocación sino todo lo contrario). Y definitivamente hubo una ocasión en particular que vale la pena recordar. 

Uno de los famosos muñecos Mi Nene.
No creo que tuviera más de 6 años de edad, aún así recuerdo con claridad cuando recibí el regalo más grandioso para una niña dominicana en los  años 80's: un muñeco Mi Nene. Pero no cualquier Mi Nene, el mío hablaba. Decía "Mamá"

Todo iba bien con mi nuevo bebé... hasta que me obsesionó saber de dónde venía su voz, cómo y por qué salía de su estómago y no de su boca, como en las demás personas.  

Y es que aquello no podía ser magia y tampoco obra y gracia del espíritu santo, ni de un demonio -como había dicho una evangélica-. 

Una tarde tomé una tijera y abrí el estómago de mi muñeco. Descubrí que contenía una pequeña caja de plástico color crema, al agitarla hablaba. ¡Y también rompí la caja! Dentro, constaba de una batería como esas de un reloj, y algo parecido a un disco y una aguja que al unirse, como si se tratara de un radio, reproducían "Mamá". 

Lógicamente el muñeco quedó dañado. Mis padres me castigaron. Estaban muy molestos. Siempre cuestionaron cómo pude atreverme a hacer algo como eso. Pero por satisfacer aquella enorme curiosidad infantil y saber cómo funcionaba el "Mi nene",  seguro valió la pena. 

Recuerdo que prometí a mi Papá que jamás volvería a abrir mis muñecas o juguetes, promesa que obviamente no cumplí...

Y ustedes, ¡cuéntenme su historia! Dejen un comentario sobre cuándo sus padres se percataron de que eran un poco extraños o que podían contar con alguna inclinación por la tecnología.  

7 comentarios:

  1. Pues yo vivía correteando dentro de la casa. Ya sabía leer y no solo me leía el "Almanaque Mundial", sino que también tenía "libros de Records" y varios libros "guinnes" así como libros de cultura general, que me dieron mucha curiosidad sobre la "ingeniería". Un día, entre mis correteos me llevé el alambre del teléfono con todo y pues, la pela que me dieron fue grande (ya que siempre me lo advertían), y en esas el teléfono dizque se dañó... Y yo para enmendar busqué unos destornilladores y alicates, desarmé el teléfono y descubrí que funcionaba, pero que uno de los cables dentro del auricular estaba se rompió... pues yo cogí pelé ambos lados, los uní de nuevo enrollándolos y arreglé el bendito teléfono. Después de ahí, las pelas que siguieron fueron muchísimas, pues me dediqué a abrir todo lo que era eléctrico y tenía tornillo, aunque no estuviesen dañados.. Recuerdo que tenían que esconder las herramientas de mí, me volví una pesadilla :P

    ResponderEliminar
  2. Howdy!

    A mi particularmente me encataba sacarle los motores electricos a los carros y juegos que los tenian dentro :P

    ResponderEliminar
  3. Dr. Emilio Ventura Ramos5/01/2013 07:23:00 a. m.

    Yo me decidí por la ciencia, soy médico. Cuando niño tenía muchos libros sobre planetas que cuando se iba la luz me entretenían. Mi hermano y yo creábamos pequeños cohetes de cartón, pero nunca conseguimos que volaran hasta que un día se nos ocurrió usar gasolina para darles más propulsión porque supuestamente era por eso que no volaban.

    Sacamos la gasolina sin permiso del motor de un tío Recuerdo como ahora cuando sin querer quemamos una mesa de madera entera. Me oriné del susto y nos dieron una pela.

    También recuerdo que jugaba mucho a ser astronauta. Y me ponía un casco de motor en la cabeza y papel de aluminio en las manos. Quería ser científico. Hoy he canalizado todas esas inquietudes de mi niñez dentro la medicina. Cuando necesites un cardiógrafo tienes uno a tu entera disposición.

    ResponderEliminar
  4. Dr. Emilio Ventura Ramos5/01/2013 07:25:00 a. m.

    Yo también sacaba esos motorcitos. Les hacía una hélice de cartón para que volaran. Qué tiempos!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Cuando pequeña yo era quien ayudaba a mi papá a instalar cualquier artefacto en casa (aun lo hago) y cuando la computadora se dañaba o el técnico iba a actualizarla yo me sentaba con el y comenzaba a preguntar para que servía cada pieza o que hacía el programa que estaba instalando. También desarme el radio de casa porque una de las bocinas no se escuchaba y hasta la tv llevó su desarme, porque los botones se hundían. Además soy bastante curiosa en cuanto al software/hardware de cualquier dispositivo (sean míos o no), desde que tengo una tableta, laptop, celular o cualquier otro aparato en la mano comienzo a curiosear (puyar).

    ResponderEliminar
  6. Siempre me gusto manipular las ideas de los demás. Nunca dibujé ni fuí un artista consumado pero siempre me gustaba ver como algo que yo hacia podia guiar a otra persona a tomar una decisión. Recuerdo una vez que yo queria que me compraran una especie de autobus zombie en la tienda, mi mamá se nego pero mi hermana queria que le compraran un CD de los Backstreet Boys y mi mamá acepto. Recuerdo como textualmente le dije con una cara de tristeza que ni Anita la huerfanita "Se nota como es que quieres a mi hermana más que a mi. Me voy a mudar para donde mi tia, que ahi si me quieren de verdad". Aún me siento mal por esa farsa hahahahahahahha Creo que por eso me gusta esto, porque la facilidad de lavarle el cerebro a los demás- *suena tetrico, pero well e.e *

    ResponderEliminar
  7. Bueno, desde los 8 años le decía a mi mamá que queria trabajar sacando dinero del cajero, no por el dinero, sino más bien por la máquina, luego programaba cosas sin saber en la pc y la se usar desde los 5 años, hoy curso el tercero de media y estoy esperando para aplicar por una beca en INTEC, para ir a estudiar ingeniería en software y mudarme a EEUU a trabajar en el googleplex

    ResponderEliminar

Copyright © 2012 Amandysha.
Blogger Template by Clairvo